Chistes

No siempre lo justo es lo correcto

Dos jueces del supremo se encuentran de frente a la salida del hotel Palace y, curiosamente, cada uno de ellos va con la mujer del otro. Uno le dice al otro: Debido a la situación tan peculiar en la que nos encontramos, yo creo que lo correcto es que cada uno se vaya con su mujer en su coche a su casa ¿No cree? El otro le contesta: Estoy de acuerdo con usted en que eso seria lo correcto, pero no creo que fuera lo justo, porque usted esta saliendo del hotel y yo estoy entrando.


Los indios y la leña

En pleno otoño, los indios de una reservación muy lejana le preguntan a su nuevo jefe si el próximo invierno será frío o templado. Ya que el jefe pertenece a una generación moderna y jamás aprendió los viejos secretos de sus ancestros, mira al cielo y no puede predecir qué va a suceder con el clima. Aun así, les advierte que recojan leña. Como es un hombre práctico, poco tiempo después llama por teléfono al Servicio Meteorológico Nacional.
—¿El próximo invierno será muy frío? —pregunta.
—Es probable —le contestan.
El jefe vuelve con su pueblo y les dice que se pongan a juntar más leña.
Una semana después, llama de nuevo por teléfono.
—¿Será un invierno muy frío? —vuelve a preguntar.
—Sí, será un invierno muy frío —le responden.
El jefe vuelve a ordenar a su gente recolectar toda la leña que puedan.
Dos semanas más tarde, el jefe hace otra llamada telefónica:
—¿Están seguros de que el próximo invierno será muy frío?
—Completamente —le contestan—. Va a ser uno de los inviernos más fríos que se hayan conocido.
—¿Y cómo están tan seguros? —indaga el jefe.
—¡Porque los indios están juntando leña como locos!


Lo importante es la comida.

Doña Paqui va por la calle y se cruza con una vecina. La vecina le dice:
—Paqui, ¡Se te ve muy seria! ¿Te pasa algo?
—Sí, hija, es que estoy preocupada, porque esta mañana mandé a mi marido a por patatas para hacer la comida…, y le ha atropellado un coche, así que ahí lo tengo ahora en el hospital en estado crítico.
—¡Ay, por Dios! ¡Qué desgracia! ¿¿Y ahora qué vas a hacer??
Doña Paqui se encoge de hombros:
—Pues no sé… ¿Macarrones?


Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *